Las bodegas de Renedo

bodegas

El Lagar de las Matas

Las bodegas de Renedo se encuentran ubicadas en el llamado “Castillo”, tal vez, porque la que fuera primera iglesia del pueblo, se erigiese muy cerca con gran majestuosidad. Aparece documentada en el siglo XII, en el libro Becerro de la Catedral de Valladolid, por una donación que Doña Sancha hizo a aquella.
El cerro del “Castillo” ha dado cubículo a las bodegas, donde hasta hoy, las peñas guinderas se cobijan durante las fiestas patronales. El resto del año son utilizadas de forma privada. Tienen más de un siglo de vida bien aprovechado.
Sin embargo, poca gente conocemos que Renedo contó, en tiempos más remotos, con un lagar, origen de otra leyenda que nutre la sabiduría de sus gentes: el lagar de “Matas”. Nos retrotrae a la dominación francesa de principios del siglo XIX, a la Guerra de la Independencia.
La bodega se sitúa entre el camino de Tudela y el páramo de los Juncares, como apartada de la conciencia del pueblo. La cañada de las ovejas merinas pasaba muy próxima a la fachada del lagar. Hoy se halla cerrado al público, debido a su estado ruinoso.
Contaba el exterior con una entrada de ladrillo macizo y varias zaceras (similar a los pozos de piedra donde se arrojaba la uva al lagar ), que hacían llegar uva desde la superficie al interior de la bodega. Los techos y paredes de ls diferentes sisas (cada una de las salas de una bodega ) estaban, por dentro, revestidos de greda. Una de las sisas contaba con la prensa de uva propiamente dicha, otra daba cabida a las pipas o carrales (cubas de madera9 y los tinillos de roble que caracteriza el sabor de los vinos de Castilla.
Hoy en día ya no queda nada prácticamente de aquella bodega, pero si quedan bodegas de ese siglo aunque todavía están debajo de tierra y no se pueden ver.
En Renedo ya no queda ningún viñedo, por lo tato, todas las bodegas que quedan se usan como merenderos privados, y en algunas todavía se guarda el vino porque es donde mejor se conserva.